Inicio Consejos para Ajustar el Sujetador
Publicado en Textil por el 02.02.2022

Consejos para Ajustar el Sujetador

Toda mujer sabe lo engorroso que puede llegar a ser no llevar el sujetador adecuado. Muchas veces los tirantes se dan de sí y no sujetan adecuadamente nuestros pechos y otras ocurre todo lo contrario y los tirantes del sujetador se hincan por más que intentemos adaptarlos a nuestros hombros. Te suena, ¿verdad? Y como estas, miles de situaciones más que nos llevan a preguntarnos si debemos comprar un sujetador nuevo. Pero en ocasiones, no se trata de renovar nuestra ropa interior ni de comprar la talla correcta de sujetador. Influyen muchos otros factores como el tipo y diseño del sujetador que hemos comprado, la forma de nuestro cuerpo y por supuesto, también el uso que le hemos dado y el tiempo que tengan. Esto no significa que tengas que desechar ese sujetador que te incomoda pero que tanto te gusta. Hay muchas otras alternativas y soluciones para poder ajustar tu sujetador favorito adecuadamente a tu cuerpo. Y por eso estamos hoy aquí.

¿Cómo tiene que quedar un sujetador?

El sujetador es una prenda de ropa interior femenina que lleva utilizándose desde hace décadas. Sin embargo, aproximadamente el 90% de las mujeres sigue sin saber cómo debe quedar un sujetador en el cuerpo. A continuación, te lo explicamos:

  1. La parte trasera debe quedar totalmente horizontal. Cuando esta parte sube hacia arriba significa que no llevamos la talla correcta de sujetador.
  2. La parte central debe hacer una perfecta separación entre pecho y pecho, sin queda por debajo del esternón ni demasiado arriba.
  3. Los aros no se deben clavar ni debajo de la axila ni tampoco en el centro.
  4. La parte superior del busto no debe sobresalir por encima de la tela haciendo el efecto de doble pecho.
  5. Nunca debemos sentir opresión con el sujetador ni llevarlo holgado.

Problemas más comunes de los sujetadores

Como te comentábamos al principio, un sujetador puede que no nos proporcione el ajuste que necesita nuestro pecho o que por el contrario, se exceda demasiado. Pero no por ello debemos desecharlo y mucho menos si lo acabamos de comprar y nos encanta el diseño. Vamos a explicarte qué puedes hacer para que el sostén se adapte bien a tu cuerpo según el problema que te provoque.

1. Cinta del sujetador suelta o subida por la espalda

Cuando abrochamos el sujetador en el último corchete y a pesar de ello queda demasiado suelo o se sube por la espalda, suele ser porque la cinta de debajo del pecho es demasiado ancha. En estos casos, puedes cambiar la banda por una que tenga más cantidad de corchetes. En Mercería Sarabia contamos con cintas corcheteras de nylon para que puedas ajustar tu sujetador perfectamente.

2. Cinta del sujetador demasiado estrecha

La cinta de debajo del pecho puede quedar más o menos ajustada en función de los corchetes en los que lo ajustemos. Si has abrochado tu sostén en los primeros corchetes y aún así, te aprieta demasiado, no ocurre como en el caso anterior. Puedes salvar esta prenda de ropa interior con estos alargadores de sujetador, perfectos para aumentar el contorno de los sujetadores que no te pones porque se te han quedado pequeños, te resultan incómodos o estrechos.

3. Tirantes del sujetador que se resbalan

¿A qué mujer alguna vez no se le han caído continuamente los tirantes del sujetador por los hombros? En ocasiones basta con ajustar un poco los tirantes, pero muchas otras se debe a la dilatación de éstos por el uso frecuente, el calor corporal que aumenta la elasticidad del material, etc. En estos casos, puedes probar a arreglarlos con nuestras cintas o gomas elásticas perfectas para confección o arreglo de tirantes de sujetador o corsetería. Si lo prefieres, también puedes utilizar unas cintas sujeta tirantes para que queden unidos.

consejos-para-ajustar-el-sujetador-que-resbala

4. Los tirantes del sujetador se clavan

Otro problema muy habitual relacionado con los tirantes de los sujetadores es que se hinquen en nuestros hombros. Esto es realmente incómodo, sobre todo porque pueden causarnos roces y heridas. Puede que lleves los tirantes demasiado cortos o que la medida de contorno de tu sujetador no sea la correcta. Recuerda siempre que la parte del sujetador que debe aportar mayor sujeción es la del contorno y los tirantes solo deben soportar un 10%. Intenta cambiar de contorno para que se ajuste más a tu espalda y verás como los tirantes no se clavan en los hombros. Si no quieres gastarte más dinero, también puedes probar a dilatar un poco los tirantes o utilizar uno de nuestros protectores de hombros para sujetadores de silicona, que se mantienen en su sitio y alivian la tensión de sus hombros doloridos.

consejos-para-ajustar-el-sujetador-que-aprieta

5. El sujetador se sube

¿Cuántas veces has notado que tu sujetador se desplazaba hacia arriba con el más mínimo movimiento del brazo? Notar como el aro del sujetador se sube hasta el pecho puede deberse a que la cinta de debajo del pecho es demasiado ancha. La solución a este problema es seleccionar una talla más pequeña de la cinta debajo del pecho y una talla más grande de la copa para que todo se quede donde debe.

consejos-para-ajustar-el-sujetador-que-se-sube

6. La piel sobresale por los laterales de las copas

Las «mollas en la espalda» conocidas por todos se deben a una cinta demasiado estrecha debajo del pecho. También puede deberse a una copa demasiado pequeña o a una sisa demasiado ancha. Antes de cambiar de talla prueba a recolocar bien el pecho dentro de las copas. Si esto no funciona, significa que la talla de la copa es demasiado pequeña: aumenta una talla de copa y comprueba la espalda de tu nueva talla: es posible que tengas que reducir una talla de contorno.

7. El pecho sobresale por encima de las copas

Cuando los pechos se aplastan por la copa del sujetador, significa que la talla de la copa es más pequeña de lo que debería. Puedes probar una talla más de copa o un sujetador con una línea de corte más alta.

8. La copa del sujetador se separa del pecho

Si tu sujetador se separa del pecho, debes tensar los tirantes. Pero, si ya lo has intentado y siguen habiendo distancia entre tu pecho y el sujetador, puedes probar a cambiar el tipo de relleno de tu sujetador para que quede más plano o cambiar los tirantes del sujetador para que puedas ajustarlo mejor, ya que a veces los tirantes se dilatan y no ajustan bien.

9. El aro del sujetador aprieta

Lo ideal es que el aro trace la forma del pecho, lo recoja para aportar mayor comodidad y realce la silueta. Sin embargo, uno de los problemas de ajuste más habituales es que el aro del sujetador apriete o sea incómodo. En la mayoría de los casos, la causa es una copa demasiado pequeña, pero antes de comprar un sujetador nuevo, puedes probar a cambiar el aro de tu sujetador por uno de tu talla. En Mercería Sarabia tenemos aros para sujetador en diferentes tallas, por lo que seguro que encontrarás los mejores para ti. Si aún así, la molestia no se va y tu sujetador sigue apretando, te aconsejamos escoger uno con una copa más grande y, si es necesario, una talla de contorno bajo pecho más pequeña.

Anímate con alguna de estas labores de costura y ve mucho más cómoda con tus sujetadores. ¡Lo agradecerás!

Deja tu comentario